Para medir con la misma vara

Mario Carlos Aggio

Resumen


Si bien lentamente y con retrocesos parciales, la humanidad pareciera evolu­ cionar hacia formas mas civilizadas de convivencia. Estamos lejos de una situación ideal, pero el solo hecho de admitir la irracionalidad de ciertas actitudes es ya un adelanto, y tal vez algún día nuestros descendientes lean en el diccionario cosas corrio esta: "guerra: conflicto armado utilizado por los antiguos para resolver sus diferencias ".

Cuanto mejor se comunique la gente, más se conoce y es menos probable que se pelee. La ciencia juega un papel importante en ese aspecto, porque tiende a ser universa/, volando por sobre intereses momentáneos: la penicilina, la insulina, son para todos y no para los países donde se los descubrió (también la bomba de neutrones es para todos, pero éste no es lugar para discutir eso). Los científicos tienen el deber de comunicarse en un lenguaje común. Felizmente, no tanto por convicción sino por necesidad, la ciencia tiende a adoptar un idioma (momentá­ neamente el inglés) y un sistema de medidas (el Métrico Decimal), que podrán no ser los mejores, pero son los más prácticos.

Todo este preámbulo desemboca en Jo que el editor quiere decir a los autores y lectores de esta revista: que existe un sistema internacional de unidades (SI), adoptado por el gobierno argentino en 1972, y que conviene tratar de asimilarlo y usarlo siempre. Si para nosotros es relativamente fácil... pensemos en las dificul­tades de nuestros colegas norteamericanos, que pesan a sus enfermos en kilogra­mos y les inyectan litros de solución glucosada, pero fuera del hospital usan galones de nafta y comen onzas de alimentos para aumentar libras de peso! La Edi­torial Universitaria de Buenos Aires publicó un manual que contiene toda la información necesaria, y la mayoría de las revistas médicas editan de vez en cuando listas con las unidades y abreviaturas más comunes. Para las generaciones nuevas, el sistema va a resultar imprescindible. A los menos jóvenes no se les puede exigir demasiada sofisticación, pero sí un mínimo de claridad:

1) poner siempre las unidades correspondientes después de cada valor numérico (por ejemplo, Hemoglobina 14 g/dl y no 14 a secas);

2) usar las abreviaturas aconsejadas (dl y no cc o cm3); y

3) para concentraciones, no cambiar el denominador (si son g/l, lo serán siempre y no g%, o g/dl).

Cuanto menos confusión, mejor comunicación.


Palabras clave


publicaciones científicas; unidades y abreviaturas

Texto completo:

5

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2019 Mario Carlos Aggio



Asociación Médica de Bahía Blanca - Castelli 213 - B8000AIE Bahía Blanca - Buenos Aires - Argentina - https://www.ambb.org.ar